Blog Villa Ð Tembleque

viernes, 3 de septiembre de 2010

Silos Agrarios en Tembleque (Parte I)

Hola a todos, ahora que la feria nos ha dejado y ya estamos un poco cansados de todo lo que rodea a las fiestas en si, voy a empezar una serie dedicada a las tipicas construcciónes o excavaciones agrarias que tenemos en el campo temblequeño llamadas "Silos".

En una breve nota, la función de este tipo de construcción erá como lugar de descanso en las largas jornadas que cumplían los jornaleros en las labores agrícolas, hay que añadir que se usaban para ir de quintería, es decir que en el mejor de los casos pasaban la semana entera trabajando en las tierras descansando en el silo por la noche hombres y bestias compartiendo refugio. Estas situaciones eran normales teniendo en cuenta el tipo de transporte existente.

Alguna de estas construcciones aún se conservan y se utilizan actualmente por sus dueños, yo por mi parte me voy a centrar en las que están sin uso o abandonadas que realmente merecen un hueco en la sección.



Por motivos de seguridad no voy a indicar exactamente la ubicación por el inminente estado de ruina de alguno de ellos.

En esta primera parte este silo es de los que están excavados en la tierra con un acceso y dos ventanas en la misma cara, el interior está guarnecido de yeso y aún conserva la puerta y las argollas donde se ataban a las bestias en este caso casi seguro que erán mulas o similar, si contamos el número de éstas podían entrar unos ocho animales.

La forma del silo se asemeja a un "T" entrando por la puerta a la derecha estaba la chimenea con dos bancadas y a la izquierda tenemos otro compartimento similar pero sin chimenea y al frente está la nave más grande donde estaban los animales atados con su apartado para la comida.



Para terminar os dejo un pequeño vídeo donde se puede apreciar el silo en cuestión.

video

4 comentarios:

Beatriz Galindo dijo...

Saludos y buenos días.
Un interesante reportaje, que nos muestra cómo son los silos, tento en su exterior, como en su interior.
Hace unos años, tuve la fortuna de poder visitar uno, estaba en "El Valle", y estaba restaurado, sus propietarios lo habían transformado en un agradable sitio de reunión.
Como anécdota curiosa, diré, que mi hija que por aquel entonces era pequeña, decía que ella quería tener uno, porque era como una especie de casa "Hobbit", y que cuando fuera mayor, se compraría uno,para ponerle las puertas y las ventanas redondas.
Yo por mi parte, no he perdido la esperanza...
Saludos y gracias por tu artículo.

Leire dijo...

Buen aporte Penteo, la verdad que de los silos todavía no habíamos hablado en este blog.

Penteo dijo...

Muchas Gracias, me queda algún artículo más en la guantera de este tipo.

Fredy dijo...

Casi todos los silos que he visto se encuentran en un lamentable estado. Este es una muy buena excepciòn. Espero màs entregas, y en cuanto pueda yo mismo aportarè mi granito de arena.