Blog Villa Ð Tembleque

viernes, 4 de junio de 2010

Águilas VS avutarda

Como os comenté en mi último artículo sobre los aguiluchos laguneros, me dejé en el tintero un vídeo, por merecer un capítulo aparte, pues creo que estamos hablando de un posible ataque de un aguilucho a una avutarda; y eso no se ve todos los días… Os cuento la historia:

Hace ya varias semanas me encontraba por la zona de la Conchuela, próxima al valle de Tembleque. Aún era época de cortejo de avutardas, por lo que llevaba la cámara lista por si podía captar algo.
Bueno, no tardé en encontrar una avutarda, casi tropecé con ella; hice esta foto y este pequeño vídeo:

video



No me pareció que estuviera con el asunto del cortejo. De hecho, al verme emprendió vuelo, como habréis visto en el vídeo, y fue a parar a un cerro cercano, a unos 100 metros aproximadamente de mi posición. Ahí os dejo otra foto con el zoom de la cámara al máximo.
Al rato, veo un aguilucho volando en círculos, como ya os he explicado en anteriores ocasiones que suelen hacer. Le hice también un pequeño vídeo:

video

Pasaron los minutos, vi acercarse un avión, y me pregunté si el aguilucho se asustaría con el ruido, ya que iba a pasar relativamente cerca de él. Se me ocurrió grabar una posible reacción del aguilucho, y es ahí donde empieza este vídeo:



Parece que pasa olímpicamente del avión; aún así, decido grabarlo un poco más, por si acaso. Ya había olvidado que un rato antes aquella avutarda asustadiza seguía en aquel cerro. Lo que sucede a continuación es lo que me dejó un tanto desconcertado. En un momento dado, (minuto 2:45) el águila bajó junto a la avutarda, con el consiguiente mosqueo de la misma. De pronto, sin saber de dónde puñetas salió, vi a través del objetivo de la cámara cómo otro aguilucho descendía al mismo punto, (minuto 3:00) y bueno, ahí están las imágenes. Unos piensan que es un ataque, otros que es un “tanteo” para ver la reacción de la avutarda. El caso es que tras un pequeño revuelo, la avutarda emprende su camino, más chula que un ocho, y como quien no quiere la cosa, poco a poco se va alejando de la amenazante pareja de aguiluchos…
Éstos se juntan, parece que a “deliberar” lo que deben hacer, y al momento, (minuto 4:10) una de ellas comienza lo que parece una persecución hacia la avutarda, la cual, al instante despega e inicia la huída. Luego por unos momentos pierdo la visión de ambas, y cuando la recobro, lo que me parece que es aún esa persecución, veo que no, lo que vuela son ya la pareja de aguiluchos, que vuelve al cielo con sus típicos círculos, esperando otra ocasión mejor, supongo… Entiendo que la avutarda en esta ocasión ha logrado huir, pues de lo contrario no creo que los aguiluchos continuaran volando en el cielo.
De todas formas, si os pongo este artículo en el blog, es precisamente para intentar entre todos comprender lo que se ve en el vídeo, así que, amantes de la fauna y la ornitología, esperamos los comentarios. Lo primero, por favor, a ver si alguien puede confirmar con sólo ver estas imágenes, que se traten de aguiluchos laguneros, como al menos yo creo. Por cierto que no he comprimido este vídeo para intentar no arañar nada de la ya de por sí escasa calidad del mismo.
Quiero destacar también el gran tamaño de estos aguiluchos, que podemos apreciar perfectamente en los momentos que los tres animales están juntos; casi tienen la misma altura que la avutarda, ¿no os parece?, así como en el minuto 4, cuando uno de los aguiluchos se acerca a su compañero con unos saltitos.
Por el momento esto es todo; espero que os haya gustado, o al menos haberos despertado vuestra curiosidad; ya de paso os anuncio que vais a tener el privilegio próximamente de ver alguna cría de avutarda, pues acaban de salir del cascarón, y aunque es muy difícil observarlas, ya me he encargado yo de hacer alguna foto y vídeo.

3 comentarios:

Beatriz Galindo dijo...

Estupendo reportaje. Estás consiguiendo, que cada vez más, nos interesemos por esto otros habitantes de nuestra tierra.
Particularmente, me ha gustado la primera fotografía, parece como si con esa postura ante tu presencia, denotara curiosidad, desde luego, es una "cosita" monísima. Hoy va de fondo de escritorio.
Saludos.

Raúl dijo...

Muy buen vídeo, una escena de la naturaleza salvaje ... manchega.
Parece una pareja de laguneros, hembra y macho. Creo que están persuadiendo a la avutarda para que se aleje de allí, puede que porque la pareja tenga el nido cerca (los aguiluchos nidifican en suelo) y a las alturas que estamos ya tendrán pollos, y no les gustará nada la idea de que se los pisoteé un bicho de 10 kilos.

Fredy dijo...

Hace más o menos un mes que grabé esta escena. Más vale que esas crías ya hayan abandonado el nido, pues esa tierra la araron durante esta última semana. De nuevo muchas gracias por tu comentario, que como ya te dije, tiene un valor añadido por venir de la asociación de Esparvel.