Blog Villa Ð Tembleque

miércoles, 9 de junio de 2010

El polvorín de los pinos


Cuando me enteré que los compañeros Penteo y Mirlo30 estaban preparando varios reportajes sobre los restos de la Guerra Civil, refugios antiaéreos, polvorines, etc… me entró mucha curiosidad, pues desconocía por completo que Tembleque debió ser un punto estratégico en aquella guerra, por todo lo que hemos podido averiguar con esos reportajes.
Quise aportar mi granito de arena. Preguntando rápidamente me indicaron dónde se encontraba el famoso polvorín de la cuesta de los pinos, del que jamás había oído hablar. Por lo visto soy de los pocos que desconocían su existencia, ya que por lo visto, ha sido lugar habitual de los juegos de los niños hasta antes de la construcción de la actual autovía de Andalucía.

Antes había un camino directo que desapareció precisamente a raíz de la construcción de la autovía, por lo que es bastante complicado encontrar el lugar, completamente camuflado entre los pinos.
Por lo visto el escondite era el juego más popular entre los niños de la década de los 60 y los 70. Era muy habitual encontrarse balines entre la tierra, según me han comentado.

Como lo mío es la investigación de campo, no pude aguantar sin visitar ese lugar. Las únicas instrucciones que tenía era que me llevase una linterna. Por lo demás, no tenía ni idea de lo que me podría encontrar; eso si lograba encontrar la entrada, que casi lo doy por imposible.
El caso es que al final la encontré; no voy a negar que algo de miedo sentía ante lo desconocido, y más tratándose de ese lugar. Los testimonios que tenía databan de la década de los 70. Últimamente no sé de nadie que se haya adentrado más allá de la primera esquina de ese polvorín.


Quise dejar testimonio, por lo que me llevé la cámara de fotos, la de vídeo, y una linterna “de los chinos”, y como me faltaban manos para todo esto, se me ocurrió montármelo de esta manera que veis en la foto. En fin, el resultado de esta experiencia la podéis ver en los siguientes vídeos.
Como no me atrevería a entrar una segunda vez, decidí darle al “rec” de la cámara antes de entrar, y luego no parar la grabación hasta la salida. Una vez dentro, yo mismo me pongo a comentar lo que veo, bueno, lo poco que veo, ya que la oscuridad era total y absoluta. Gracias a que la cámara tenía la opción de “visión nocturna” (ya tenía yo ganas de probar esa función), y lo poco que iluminaba la linterna, pude llegar hasta el final, justo cuando iba a salir se me acabó la cinta donde grababa, pero pude cambiarla por otra, ya que estaba en la salida (la misma entrada) y se veía al fin la luz solar. Si me hubiera pasado en el interior, no sé si aborto la “misión”.


He partido el video en dos, aprovechando que justo en ese intante se me acabó la cinta, como ya os he comentado, y además que youtube no permite subir más de 10 minutos juntos. El grueso del reportaje está en ese primer vídeo, el siguiente es ya cuando salgo de nuevo a los pinos:

Para el que haya sido capaz de ver los dos vídeos, ya se habrá dado cuenta que hice un montón de fotografías. Gracias al flash, éstas se ven infinitamente mejor que los vídeos. Todas ellas os las he dejado aquí por si alguien las quiere estudiar más detenidamente. Es posible que entre todos veamos algún detalle que a mí se me haya pasado.

La verdad que ahora, en frío, aún me pregunto cómo fui capaz de entrar a ese lugar completamente solo; únicamente deje avisadas a dos personas de mis intenciones.

No le recomendaría entrar a nadie por varios motivos:

Nunca se sabe si en el interior pudiera haber algún zorro o cualquier otro animal peligroso. Ya habéis visto a un murciélago colgado del techo, y otro que me rozó el brazo. Y éstos pueden transmitir distintas enfermedades. En aquel momento, pues no sé, la adrenalina quizás fue la que mi hizo seguir adelante. Según iba dejando atrás la única salida, la sensación de agobio aumentaba progresivamente. Parecía como que todo se estrechaba, y faltaba el aire para respirar. No creo que hubiese restos de algún explosivo, ya que se supone que este sitio ha sido muy visitado a lo largo del tiempo, y poco o nada debe quedar de aquella munición que debió albergar. Además que no quise salirme del camino “principal” por si acaso.
Pero el detalle que más me convence para no volver, lo descubrí poco después de la aventura. Hace poco estuve hablando con un pastor. Me comentó que él, hace unos años también quiso entrar. Iba acompañado de varios perros. Pues bien, le resultó completamente imposible lograr que esos perros se acercaran a la entrada. ¿Qué detectarían? No había manera, se echaban hacia atrás con verdadero pánico. El pastor llegó a entrar solo, pero como no llevaba linterna, no pudo avanzar nada. Todos sabemos de ese “sexto sentido” que tienen los animales para detectar cosas… Ahí dejo la curiosidad…

Aquí os dejo el montaje con todas las fotos, que aunque las saqué desde el final del polvorín en mi regreso a la salida principal. las he ordenado siguiendo el itinerario normal, es decir, desde la esa entrada principal, pasando por las galerías hasta llegar a la salida taponada. Por cierto, la penúltima foto creo que corresponde a esa salida taponada, pero desde fuera, aunque no estoy completamente seguro:


Ya para terminar, me gustaría que todo aquel que haya pasado a este polvorín de niño a jugar , que me consta que algunos son fieles seguidores del blog, nos comentara sus experiencias. Y si es una persona mayor que haya “trabajado” en aquellos tiempos en el lugar, pues le agradeceríamos que nos explicase todo lo que recuerde.
Por mi parte pongo un punto y seguido, pues ya estoy trabajando en alguno de los refugios antiaéreos.
Os pido disculpas por la mala calidad de los videos, que en ocasiones pueden ser un tanto mareantes, pero debéis comprender las circunstancias…


Aprovechando el comentario de Jesús, os incluyo el cortometraje "CALAMIDAD EXTREMA", cuya intro y algunas escenas están rodadas en la entrada a este polvorín:

16 comentarios:

Beatriz Galindo dijo...

Una vez más un excelente reportaje.
La verdad, es que nunca hubiera imaginado que pudieramos, entre todos, llegar a sacar a la luz tantas cosas diferentes e interesante sobre Tembleque.
Cada día que pasa el blog se está poniendo más atrayente, por lo menos para mi.
Saludos y una vez más, felicitaciones por tu trabajo

Anónimo dijo...

Te puedo esegurar que si voy yo solo, ni paso.Se nota lo sofocado que esta fredy pues cuando estuve con mis amigos cuando era joven me faltaba el aire.Gracias ante todo.Fredy eres como dios estas en todas partes.

Jesús dijo...

Hola es la primera vez que colaboro en el blog. Soy joven tengo 23 años, y con 14 o así tuvimos una época, los amigos, de ir todas las tardes al polvorín, íbamos con las bicicletas, un día nos atrevimos a pasar con la simple luz de un mechero, íbamos todos agarrados con mas miedo que vergüenza, lo atravesamos, entre gritos y carcajadas, al final del túnel vimos una luz, (no era el mas allá jejej), que entraba por un hueco, no estábamos por la labor de dar la vuelta así que salimos como pudimos por allí, el agujero da a parar justo al lado izquierdo de la entrada principal. Nos pusimos de "mierda” hasta arriba.
La verdad que a día de hoy no lo volvería a hacer, estuve no hace mucho, y esta en unas condiciones muy precarias. Por lo tanto aconsejo que no lo intenten.
Un saludo.

Jesús dijo...

Por cierto en el polvorín grabamos la intro y algunas escenas del corto "Calamidad Extrema"

Anónimo dijo...

no entres mas corres un gran peligro y menos solo.

Mirlo 30 dijo...

Felicidades entre otros muchos motivos por tu valor al entrar solo en semejante "cueva" y por supuesto por el excelente reportaje, eres un maestro.

La próxima vez que quieras entrar yo pongo dos cosas, la luz y compañía.

Leire dijo...

Fredy desde luego lo tuyo es increíble, te atreves con todo, pero no debiste pasar solo te podía haber pasado algo. Gracias por tu reportaje es estupendo.

Beatriz Galindo dijo...

Saludos y buenas tardes.
Me váis a permitir que repita comentario en este artículo; esta vez es para dar las gracias a nuestro nuevo seguidor, Jesús.
Yo hasta ahora, me había preocupado por decir a nuestro compañero Fredy, que tuviera cuidado en sus reportajes.
Pero hoy me he dado cuenta, gracias a nuestro nuevo amigo,Jesús, que puede haber "pequeños amigos" seguidores de nuestro blog, que se sientan atraidos por estas "aventuras". Quiero recordarles, que son sitios muy antiguos, que se encuentran en muy mal estado, y que nunca deben de entrar en ellos, por lo menos si no están acompañados de personas adultas. ¡Estas cosas pueden resultar muy peligrosas!!!!

Fredy dijo...

He incluído el cortometraje "CALAMIDAD EXTREMA" al final del reportaje, aprovechando el comentario de nuestro nuevo seguidor Jesús, al que sólo se me ocurre preguntar: ¿De verdad conseguísteis salir por esa pequeña apertura al final de las galerías? Madre mía...
Y a los demás, muchas gracias por los comentarios, especialmente por la recomendación de no volver a hacerlo solo. Efectivamente, fue una locura, y no lo volvería a hacer. Lo que pasa es que, en caliente, como ya comenté, debe ser la adrenalina, pero el caso es que lo hice, y lo hecho, hecho está...Me pudo la curiosidad. No tengo excusa...Al menos, ya que grabé todo, ¡qué menos que compartirlo con todos, no?!

Penteo dijo...

Excelente artículo y muy bien colocado un día después de que nos pusieran en bandeja el plano del artículo de Mirlo30, me parece que no va a ser el último artículo de estas características.

Anónimo dijo...

Siempre he tenido ganas de pasar a ese lugar. Siempre me ha atraido estos temas. Gracias a este reportaje hemos entrado en ese misterioso lugar.
¿Realmente en tan mal estado esta como para que sea tan peligroso entrar?
En las fotos no se aprecia ese mal estado.

Villa de Tembleque dijo...

En base a todos estos comentarios, desde este Blog insistimos en lo peligroso que resultaría entrar en este lugar, y en cualesquiera otros, cuyos interiores se hayan mostrado, o se muestren en un futuro, en este Blog; y declinamos cualquier responsabilidad derivada de desoir este consejo.

Fredy dijo...

Otra cosa que se puede apreciar son las grietas en el techo, de donde salen lo que yo creo que son raíces de los pinos. Lo veo bastante inestable. En cualquier momento podría ceder la estructura, y si en ese momento hay alguien dentro, sería catastrófico. Yo me metí sin saber lo que iba a encontrar, pero ahora que lo sé, no volvería a repetir. No quisiera que por culpa de este reportaje, el polvorín se convierta en sitio de visitas.
Según me han comentado alguno de los que entraban "habitualmente" en los años 70, por aquel entonces es suelo estaba mucho más liso, y no había tanta tierra desprendida en los laterales. También estaba completamente abierta la otra salida, no como ahora, que si llegas al final estás obligado a volver por los mismos pasos, (salvo Jesús y sus amigos, que ya nos explicarán cómo demonios cupieron por ahí).

maikel dijo...

ESPECTACULAR REPORTAJE, EN ALGUNA ÉPOCA LEJANA HEMOS MERODEADO POR ALLÍ, PERO ESO SI NUNCA HE ENTRADO EN ESE SITIO, Y YO CREO QUE DESPUES DE VERLO POR DENTRO CASI SEGURO QUE NO LO HARÉ, Y DESDE AQUÍ ACONSEJO A LA GENTE QUE NO LO HAGA POR EL PELIGRO QUE ENTRAÑA. UNA VEZ MÁS MUCHAS FELICIDADES POR LA CANTIDAD DE INFO QUE APORTAIS, ALGÚN DÍA OS FELICITARÉ EN PERSONA. SALUDOS

Anónimo dijo...

Una vez más excelente reporteje, hace un año, me fuí a pasear una tarde en plan de campo,esto era en el mes de abril, unos dias despues se semana santa, me llevé a mi fiel compañera mi perra, es una perra de raza "perro de aguas español" es juguetona,cazadora,buena olfateadora y sobre todo valiente,y estuve en el polvorin de la cuesta de los pinos,recordando viejos tiempos de fichurias de los años 60 y 70, como bien comentó alguien en otro comentario,y cuando salgo a pasear de campo,siempre llevo un llavero, el cual es un kit multiusos que se compone de navaja,tijera,tenedor,cuchara y tambien una linternita, pues entonces al estar alli y dispuesto a entrar pues ya que llevaba una linterna,me encontré con el problema de que mi perra no queria entrar, me empezó a ladrar furiosamente y al mismo tiempo tambien llorisqueaba, y no hubo forma de entrar con la perra, y mira que está acostumbrada a abatares,le pasó como a los perros del pastor, mi pregunta es ¿que insinuaran estos animales en ese sitio para no querer entrar? hay queda mi pregunta.- Saludos.-

Anónimo dijo...

hola fredy ,como ya te comente las paredes estan mas deterioradas que cuando jugabamos al escodite,pero el techo no se ve mal,claro que jugabamos al escondite sin linterna y cuando estabas dentro unos 15 minutos en el pasillo central podia verse la claridad de las entradas,tambien comentarte que jugabamos a ver cuanto tiempo tardabamos en entrar por una puerta y salir por la otra en solitario, si es que alguien no te daba un susto al entrar por la otra puerta ,en alguna ocasion tratamos de iluminarlo con espejos.Como ves no teniamos consolas pero no nos aburriamos.un saludo a todos