Blog Villa Ð Tembleque

domingo, 18 de abril de 2010

Villaverde, un pequeño Tembleque en Madrid




A finales de los años 60 y principios de los 70, hubo un decrecimiento demográfico importante en Tembleque, si en la actualidad es nuestro pueblo el que acoge ciudadanos de otras partes del mundo, en esos años se producía el efecto contrario, el crecimiento industrial e inmobiliario que estaba ocurriendo en el sur de Madrid, fue la oportunidad para muchos temblequeños para expandirse y buscarse otros caminos lejos de lo que se ofrecía en el pueblo, que casi en su totalidad era dedicarse a las tareas agrícolas. Muchos fueron los temblequeños que tras de esa oportunidad abandonaron su vida en Tembleque, algunos vendieron las pertenencias que tenían y emprendieron la aventura madrileña. El temor a lo desconocido, a la gran ciudad, todo era diferente al añorado pueblo, todo eso cambió cuando los primeros emigrantes descubrieron que lejos del mundanal cambio que hubiera sido adentrarse en el centro de la capital, había una zona al sur que en aquellos años era lo mas parecido a un pueblo, esta zona era Villaverde, una zona en la que por aquella época los edificios altos escaseaban, abundaban los de 2 plantas y donde había multitud de huertas. También a parte de todo esto ayudaban los poco mas de 90 km que separaban Villaverde de Tembleque. Una vez asentados en su nueva ubicación, lo siguiente fue encontrar trabajo, la construcción en la zona sur estaba en auge y requería de mucha mano de obra, al igual que numerosas fabricas de todo tipo que o bien estaban situadas en ese distrito o bien en los de alrededor como Vallecas, Usera, o en otros municipios colindantes con Madrid como Leganés, Getafe, etc... Los más pequeños se escolarizaban en los numerosos centros educativos que ofrecía la zona. Los años fueron pasando y más temblequeños aprovecharon la oportunidad que se les ofrecía. Todo marchaba bien, pero cada vez que se presentaba una oportunidad, volvían a su querido Tembleque, quien podía lo hacía en su vehículo, quien no, en las empresas de autocares que a lo largo de todos estos años han prestado servicio regular desde la capital. Pasaron los años y aquellos temblequeños que emprendieron la aventura se fueron relacionando, o bien entre ellos o bien con lugareños y fueron formando familias, familias que se han ido expandiendo por toda la geografía madrileña y también española. Han pasado varias generaciones de todo ese cambio social, pero todos tienen un centro común, ese centro es Tembleque. Con el paso del tiempo, los hay que han podido mantener una vivienda en Tembleque y los hay que no, pero todos tienen un sentimiento común y se sienten temblequeños, bien por que han nacido allí o por que se sienten de adopción.


En la actualidad multitud de temblequeños o hijos de aquellos siguen viviendo en Villaverde, es fácil ver en alguno de los barrios del distrito como Ciudad de los Ángeles, Villaverde Alto o Bajo u Oroquieta entre otros o en algún centro comercial o algún mercadillo a alguno de ellos y saludarse con orgullo y alegría y decir un "Hola paisano".


Sirva esta mi primera aportación a este blog para homenajear a mi familia, una de tantas que dejaron Tembleque para emprender una nueva vida en Villaverde y que a pesar de los años nos han enseñado a querer a este pueblo y a visitarlo cada vez que se puede.


Espero que esta primera aportación sea del agrado de todos los visitantes del blog. Saludos.

7 comentarios:

Fredy dijo...

Bienvenido al blog, Jose!
Seguro que muchos se identifican con lo que cuentas en tu primer artículo. Yo antes vivía en el madrileño barrio de Aluche, donde también fueron llegando varias familias procedentes de Tembleque. La particularidad de este barrio, también en la zona sur, es que dieron a sus calles nombres de pueblos de Toledo. Por ejemplo, yo vivía en la calle Valmojado, esquina con Illescas. Mi primer colegio estaba en la calle Camarena. Luego pasé a otro en la calle Seseña, y ya mi instituto estaba en la calle Maqueda. Además para ir al mismo, o al metro más cercano, Empalme, tenía que pasar por otra calle: la calle Tembleque, je, je, je...
No sé si lo hicieron a modo de pequeño homenaje por tantas familias que se instalaron por la zona procedentes de todos estos pueblos en aquellos años, pero cuanto menos resulta curioso.

Tomás de Torquemada dijo...

Bonito y emotivo tributo a los temblequeños que tuvieron que abandonar la Villa.
Bienvenido al blog, y gracias por unirte.

Beatriz Galindo dijo...

Bienvenido, Jose, Y enhorabuena por tu primer artículo, donde nos narras como muchas veces, la gente tiene que dejar lo que más quiere, para cumplir con sus necesidades básicas. Da mucha alegría, el ver que cada vez más personas se van uniendo a nuestra iniciativa; que, por otra parte, no es otra que la de contar cosas de nuestro pueblo que ayuden a darlo a conocer.
Saludos y esperamos tus siguientes trabajos.

Leire dijo...

Jose te doy la bienvenida al blog y como muy bien dices fueron muchas las familias que tuvieron que dejar el pueblo para trabajar en Madrid (entre ellas mis padres y tios) pero me enseñaron a querer el pueblo, por los menos en mi caso, como si hubiera nacido allí.

Penteo dijo...

Esto se anima y con una gran calidad en los artículos. Te doy la bienvenida a este blog que da un soplo de aire fresco a la información temblequeña.

José LEP dijo...

Gracias a todos por la bienvenida, tenemos que hacer de este blog una pagina de referencia para todos los temblequeños y publicitarla para que todo el mundo la conozca.

mendoza dijo...

mis raices no son de Tembleque,pero mi marido y su familia si.Cada dia amo mas a Tembleque y a su gente,y cada dia me meto en este pograma para ver y aprender cosas de este pueblo encantador. a todo el equipo mi aplauso por lo bien que lo haceis.¡BRAVO¡